sábado, 8 de mayo de 2010

Encarnada sábana

Entonces mi mano
se moverá sola
y estará cubierta
por la arrugada sábana

que ahora ya cubrirá
todo mi cuerpo.
Mi aliento será más tenue,
y mi corazón, latirá menos.

Mi cabello se blanqueará
y mis labios se harán menudos.
Mi fuerza se evaporará
y entonces yo ya me habré ido.

Y mi existencia será olvidada...
por siempre...

2 comentarios: