viernes, 9 de diciembre de 2016

Porque he aprendido a esperar

Porque he aprendido a esperar
perdí el miedo a perder.

Antes o después
vendrán los finales:
blancos o rojos,
como si nos besaran
tiernamente en los ojos.

Tanto miedo a perder
que no podía esperar.

La vida son los ríos
que van a dar al mar

y el morir no será más
que nosotros mismos
como eternos observadores
condenados al silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada