domingo, 30 de octubre de 2016

Declararse culpable

Como si un día no pudiese escribir,
y quedara condenada al silencio,
también a la ceguera de la lectura,
así hoy,
no puedo tocarte, 
me he quedado sin tacto,
no tengo huella dactilares
porque no hay donde posarlas:
no hay donde cometer un crimen 
y declararse culpable. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada